Apuntes Ortega contexto


1.1. Contexto histórico

José Ortega y Gasset vivíó entre el último cuarto del Siglo XIX y la primera mitad del Siglo XX,  época muy intensa en acontecimientos históricos:

En el mundo


: Las dos guerras mundiales, la revolución bolchevique, los fascismos, el crack del 29, la expansión del comunismo y la Guerra Fría.

En España


La pérdida de las colonias de Cuba, Puerto Rico y Filipinas, el reinado de Alfonso XIII, la dictadura de Primo de Rivera, La Segunda República, La Guerra Civil y los primeros años del franquismo.

Ortega fue un intelectual que participó en la vida pública de la España de su tiempo implicándose en el regenacionarismo intelectual; se opuso a la dictadura de Primo de Rivera, lo que le supuso la pérdida de la cátedra en la universidad teniendo que trasladar sus enseñanzas a foros no académicos; colaboró con la caída de Alfonso XIII, fue elegido diputado a cortes en 1931, y dimitíó por discrepancias con el rumbo que había tomado la Segunda República. Se exilió de España al comenzar la Guerra Civil y volvíó en 1945.

1.2. Contexto cultural

La España en la que vivíó Ortega era un país atrasado social, económica, científico y tecnológicamente. Además, el nivel de escolarización era bajo y había un elevado índice de analfabetismo. Ortega pertenecíó a la generación de 1914, generación a la cual mueve su preocupación por España. El perfil de

los intelectuales del 14 es más racionalista y académico, con mayor atención al mundo urbano, son más optimistas, practican el activismo político y son claramente europeístas.


Ortega pertenecía a una familia de periodistas así que la mayor parte de sus pensamientos se publicaron a través de artículos periodísticos.

1.3. Contexto filosófico

Tras su doctorado, Ortega viaja a Alemania con objeto de completar su formación y, sobre todo, para conocer la cultura europea. En Alemania estudia la filosofía neokantiana, modelo que abandonará rápidamente. La superación del idealismo era para Ortega la solución a los problemas de España y Europa. Según nuestro autor, si el principio de racionalidad con el que nace la Edad Moderna es superado por otra idea más básica (la razón vital), se abriría una nueva época. Las corrientes en las que se basa Ortega son el vitalismo, la fenomenología, el existencialismo y el historicismo.

Del vitalismoasumirá su concepción perspectivista de la verdad y la defensa de los valores vitales.

La fenomenología es un método para captar la esencia de los fenómenos. Para captar la esencia del fenómeno hay que practicar la reducción fenomenológica, que consiste en eliminar lo superfluo de un fenómeno para llegar a la esencia.

En el existencialismo se emplea el método fenomenológico, con lo que se descubre que la existencia tiene prioridad sobre la esencia y que, por ello, la existencia es elección y que cada ser humano es único e irrepetible. En su existencia el hombre se ve forzado a elegir y para ello está solo, sin normas absolutas ni orientaciones. Esto hace que la vida parezca carente de sentido y angustiosa.

El historicismo se trata de un movimiento que comprende al hombre dentro de su marco histórico-social y que considera que los acontecimientos individuales y los fenómenos históricos no pueden estudiarse con los mismos métodos y procedimientos que se emplean para estudiar los hechos físicos o naturales.

2 B. IDENTIFICACIÓN Y EXPLICACIÓN DEL CONTENIDO DEL TEXTO

En el texto El tema de nuestro tiempo (1923), Ortega propone la sustitución de la razón pura por la “razón vital”. Además, en la obra aparecen otros temas clásicos de la filosofía de Ortega como el concepto de perspectiva, la teoría de las generaciones, y las críticas al idealismo y a la Modernidad.

Ortega parte de la situación europea y observa que Europa ha perdido el equilibrio entre la cultura y la vida: ha sacrificado la vida en pos de la cultura. Así que es necesario revalorizar la vida. Esa tarea no es personal, sino generacional. Ortega ve su época como una época juvenil donde la nueva generación de filósofos y científicos está gestando nuevos conceptos sobre la vida.

Tradicionalmente se han enfrentado dos actitudes filosóficas, el Racionalismo y el relativismo, oposición que Ortega pretende superar con su doctrina del perspectivismo.
El relativismo acepta que el ser humano es la medida de todas las cosas, pero al defender la teoría del “todo vale”, cae en el escepticismo y pierde interés por la verdad. El Racionalismo, por el contrario, quiere encontrar una verdad tan absoluta que anula la vida, al reconocerla como aparente e irreal. El escepticismo salva la vida, pero pierde la razón; el Racionalismo salva la razón pero pierde la vida.


Pero en su tiempo, piensa Ortega, ha llegado el momento de la razón vital. Cultura y vida deben relacionarse estrechamente. La vida es biológica, pero también es espiritual o cultural. Por eso, la vida humana debe ser culta, pero también la cultura debe ser vital. Cada cultura debe asumir las perspectivas de todos los puntos de vista individuales, es decir, de cada vida. Cada vida, es decir, cada persona, cada pueblo, es un aspecto más de la verdad, y sin la suma de todos estos aspectos o perspectivas la verdad es insuficiente.

Ortega sostiene que no existe un punto de vista neutral, ni siquiera Dios lo tiene. Dios es también un punto de vista, la suma de todos los puntos de vista individuales. La tarea, el tema de nuestro tiempo, al no ser nosotros dioses, es ser fieles a la vida, tener una existencia auténtica con la que sumar cada una de las perspectivas vitales para alcanzar, de este modo, la verdad integral. La verdad, por tanto, no es algo que puede entenderse al margen de la vida y de la historia.


2 C. JUSTIFICACIÓN DESDE LA POSICIÓN FILOSÓFICA DEL AUTOR

José Ferrater Mora, en una división ya clásica, establece que el pensamiento de Ortega tiene las siguientes etapas:

.
Objetivismo (1902-1914).

2. Perspectivismo (1914-1923)

3. Raciovitalismo (1923-1955)

La ideas centrales de cada etapa son respectivamente: la cultura, la vida y la razón vital.

1) La cultura


En su etapa objetivista
Ortega sostiene que el problema principal de España es su atraso cultural, es decir, su falta de ciencia. En España, piensa Ortega hay horror a las ideas y a las teorías, no hay más que incultura. Para progresar, España debe abrirse a la tradición científica europea, a sus métodos de investigación, caracterizados por el rigor y la objetividad. En resumen: el problema de España es cultural: “Necesitamos ciencia a torrentes”.

2) La vida


En su etapa perspectivista
Ortega le da menos importancia a la cultura para centrarse en la vida, que no se debe entender en un sentido meramente biológico, sino biográfico. Dice Ortega: “Yo soy yo y mi circunstancia, y si no la salvo a ella no me salvo yo” (Meditaciones del Quijote, 1914). La circunstancia es el contexto vital en que se va desarrollando la propia existencia. Ese contexto biográfico nos ofrece una serie de posibilidades dentro de las que uno tiene que escoger para ir haciendo su vida. La circunstancia nos limita, pero no nos determina ya que no impide nunca la elección; además el hombre puede también actuar sobre la circunstancia, “salvarla”, imprimirle otro rumbo.


Ligado al concepto de la circunstancia está el de la perspectiva. La circunstancia o contexto vital da al individuo (persona, pueblo, cultura) un determinado punto de vista desde el que contempla una parte de la verdad. La realidad es poliédrica, tiene múltiples vertientes, que se van descubriendo gracias a la diversidad de puntos de vista que va ofreciendo la historia.

El tema de nuestro tiempo (1923), obra a la que pertenece el texto que comentamos, plantea lo que sería la misión de la generación de Ortega: superar la oposición entre Racionalismo y relativismo. Para el primero, lo que cuenta es la verdad, aún a costa de la vida. Para el segundo, la verdad es relativa a cada individuo, con lo cual la verdad se disuelve en la vida. Ortega propone otra visión de la realidad y del conocimiento, se trata de la doctrina del punto de vista. La verdad se capta siempre desde un punto de vista y esa perspectiva forma parte de la realidad misma. La perspectiva no deforma la realidad, sino que la constituye. No hay una realidad no perspectivista. La captación de lo real desde ningún sitio, sin ningún punto de vista, es una quimera, una utopía del Racionalismo.

 3) La razón vital. Este concepto pertenece a su etapa raciovitalista. Ortega debido a las críticas que recibía sobre su filosofía, que se catalogaba de “vitalista”, publicó en 1924 un artículo en La Revista de Occidente: “Ni Racionalismo ni vitalismo”. En él señala que la vida es la realidad radical, la realidad primaria o esencial. Sin embargo, no la entidende al modo irracionalista, ni biologicista (Nietzsche, Darwin). El raciovitalismo entiende la vida de este modo:

La vida humana no es puramente biológica, sino personal, biográfica; es decir, tiene una dimensión cultural.

  • La vida humana no está hecha, es un quehacer, y hacer la vida significa elegir dentro de nuestra circunstancia.
  • La vida humana es histórica (“El hombre no tiene naturaleza, tiene historia).
  • La historia la van haciendo las generaciones, especialmente la vanguardia o élite de cada generación.
  • Por otra parte, el raciovitalismo  -frente al Racionalismo- considera que el objeto de la razón no es el Ser de la metafísica, un mundo ideal de abstracciones, sino la vida, la realidad concreta.

3 A.

RELACIÓN CON OTRAS POSICIONES FILOSÓFICAS

 COMPARACIÓN CON EL Racionalismo DE Descartes

Ontología: la visión de la realidad que tiene Ortega es perspectivista, cada uno tiene un punto de vista. Para Descartes, en cambio, la realidad es idéntica para cualquier sujeto que siga rigurosamente el método, siendo la realidad cartesiana absoluta.

Epistemología: el conocimiento según Ortega se elabora siempre a partir de unas circunstancias vitales e históricas que dan un determinado punto de vista. Esa perspectiva sólo puede mostrar una parte de la verdad. Descartes, en cambio, pretendía un conocimiento universal elaborado por una razón pura que discurre al margen de las circunstancias espacio-temporales,.

Antropología: el ser humano se define, según Ortega, por su vivir, por lo que es un ser histórico que se va haciendo a sí mismo. Para Descartes, en cambio, el yo es una sustancia pensante, un ser siempre idéntico a sí mismo.


COMPARACIÓN CON EL VITALISMO DE Nietzsche

Ontología:


la realidad, según Nietzsche, no es otra cosa que la vida, por eso la realidad para cada hombre es diferente, relativa. Ortega acepta esta visión perspectivista, pero despojándola de sus aspectos relativistas e irracionalistas.

Epistemología:


el conocimiento que construye la razón, según Nietzsche, es una ilusión. El conocimiento, para Nietzsche, es sólo una ficción útil. Sin embargo, Ortega depura el perspectivismo de Nietzsche de su irracionalismo y relativismo..

Antropología:


el ser humano según Nietzsche es, en esencia, inconsciencia e instinto, y le parece que la filosofía occidental ha definido al hombre como un intelecto que persigue la contemplación de valores absolutos, siendo esto una visión antivital del hombre. Sin embargo, Ortega critica esta forma de entender el vitalismo puesto que para él, el ser humano no puede prescindir de la cultura ni de la verdad.

3 B. LA ACTUALIDAD DE Ortega

– Ortega pensaba que si España participaba en un proyecto común con Europa se solucionaría su atraso. Este proyecto es actualmente real pero aún le queda mucho camino por recorrer.

– Ortega en su libro “La España invertebrada” expónía que España era un país desvertebrado por la acción de grupos extremistas entre otros. Este problema continúa vigente en la actualidad.

– Ortega sostiene que la diversidad de puntos de vista no es un inconveniente, sino todo lo contrario. Esta visión del conocimiento y la realidad es muy adecuada para una sociedad democrática y multicultural como la actual.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>