Poemas del movimiento poetico modernismo


 R.DARIO:  En Hispanoamérica hubo una serie de autores epígonos del Romanticismo y precursores del Modernismo (los cubanos José Martí y Julián del Casal; el mejicano Manuel Gutiérrez Nájera; el colombiano José Asunción Silva). La principal figura del Modernismo fue el nicaragüense Rubén Darío, maestro de los poetas hispanoamericanos y de los españoles.

Sus primeros poemas están influenciados por poetas románticos y realistas españoles del siglo XIX, así como por Víctor Hugo. Pero su libro en prosa y verso Azul (1888) ensaya una nueva estética en la que se renueva tanto la métrica como el vocabulario, se exalta la Grecia clásica  y el siglo XVIII, se prefieren ambientes exóticos, se observa la gran importancia del ritmo y la musicalidad. Rechaza lo español y elige como modelos a los parnasianos o a Walt Whitman.

   Con Prosas profanas (1896) los rasgos modernistas y la ornamentación brillante se agudizan: importancia extrema de la belleza y el cromatismo, versos desconocidos en la tradición hispánica (alejandrino francés moderno, eneasílabos, dodecasílabos).

   En Cantos de vida y esperanza (1905) se atenúa la exuberancia formal, continúan indagaciones métricas, gana terreno la introspección, que va imponiéndose a la exaltación vital del primer Modernismo e imprime un tono nostálgico y hasta de amargura existencial, solo esbozado en libros anteriores. Es un Modernismo intimista, más meditativo y menos esplendoroso. Aparece también en este poemario una poesía que reivindica los valores de la vieja comunidad hispana frente al imperialismo yanqui, amenaza para los pueblos americanos. El canto errante (1907) acentúa el carácter reflexivo y triste de los poemas.También compone Canto a Argentina y otros poemas (1914), un libro dedicado a este país en el año de la celebración de su centenario en que quiso seguir el modelo del Canto a mí mismo de Walt Whitman, pero es una obra menor, casi de compromiso, sin la intensidad de sus grandes poemas.  

Los rasgos estilísticos pretenden ritmo, sensualidad y exotismo:Recursos fónicos que crean ritmos variados y musicalidad: aliteración, anáfora, repetición, anadiplosis, paralelismos…Nuevas voces seleccionadas por su extrañeza y musicalidad. Adjetivación abundante.Sinestesias.Léxico enriquecido con cultismos, palabras de exóticas resonancias. Imágenes nuevas. Importancia del símbolo. La métrica presenta metros nuevos, como el versículo o el verso libre y recupera otros como el alejandrino. Se ensayan combinaciones de sílabas tónicas y átonas para aumentar la musicalidad, así como rimas agudas y esdrújulas.



 ANTONIO MACHADO.Se incorporó tardíamente al modernismo: su primer libro, Soledades, es de 1903 y ya manifiesta rechazo a los aspectos más exhibicionistas del decadentismo y a la afectación modernista. Campos de Castilla (1912) evidencia un compromiso con la realidad social en la línea noventayochista Más adelante, cuando las vanguardias llegaron a España postulando el rechazo de la emoción en el arte, Machado también se desvinculó de ellas. Sus últimos poemas (Poesías de la guerra, 1936) están al servicio de la causa republicana. SUS CONSTANTES LITERARIAS:Formas populares: coplas, cantares, romances… Creía que la poesía popular recogía sentimientos a la vez individuales y colectivos. Admiración por los clásicos españoles: Berceo, Lope de Vega, J. Manrique, los románticos tardíos (Bécquer, sobre todo): poetas de expresión sencilla y cordial, tono meditativo y gusto por lo popular.Admiración por los contemporáneos Azorín (capacidad descriptiva), Juan Ramón Jiménez (poesía anterior a la “poesía pura”) y, sobre todo, por Unamuno, a quien admiró en su lucha contra la vulgaridad nacional y por su sentido religioso (ni Machado ni Unamuno eran espontáneamente creyentes, sino que lucharon por encontrar la fe en Dios; ambos se preocuparon por Cristo, en quien vieron la trágica voluntad humana de ser y sentirse Dios; rechazaron el catolicismo tradicional español). Símbolos poéticos. PENSAMIENTO POLÍTICO Y FILOSÓFICO:Su reflexión sobre España le llevó a una actitud crítica y disconforme que expresó firmemente. En su afán por crear poesía a la vez intimista y colectiva llegó a planteamientos filosóficos. Fue espaciando su creación lírica, que sólo fue intensa hasta 1918. Posteriormente prefirió la expresión en prosa.

temas modernistas:La desazón “romántica”: hastío, tristeza, melancolía, angustia, malestar y rechazo a la vulgaridad de la sociedad, que se expresan simbólicamente en el otoño, el crepúsculo, la noche. La literatura vuelve a dar entrada  al misterio, la fantasía, los sueños, a lo pasional y lo irracional.El escapismo: la evasión del mundo, tanto en el espacio (lugares exóticos) como en el tiempo (épocas del pasado para evocaciones históricas o legendarias; especialmente la Edad Media).El cosmopolitismo es un tipo de evasión ya que busca lo distinto en ciudades grandes y sugerentes, como París y su bohemia.El amor, idealizado e imposible, y el erotismo, propiciado por su valor estético y por actitudes asociales y amorales.El indigenismo se relaciona en los escritores americanos tanto con la evasión en el tiempo hacia culturas ancestrales como con el deseo de buscar las raícescolectivas.Lo hispánico se relaciona también con la búsqueda de raíces de los pueblos hispánicos frente a la pujanza de los EEUU.  

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>