Que principios ideológicos siguió el nuevo régimen


Corrupción generalizada. La vida social se basó en la “recomendación”, en tener contactos con los burócratas del régimen que facilitaran la dura vida de la época.La solución que dio el régimen franquista a la penuria económica estuvo marcada por el modelo creado en la Italia mussoliniana y consolidado en la Alemania de Hitler:
la autarquía, una política económica basada en la búsqueda de la autosuficiencia económica y la intervención del Estado.
Se trata de una teoría económica que puede funcionar medianamente si el país es rico en recursos, pero no lo es en el caso de España, falta de carne, cereales, combustibles, caucho, repuestos industriales. Otra de las causas de la adopción de este modelo económico era el aislamiento internacional: sufríamos un bloqueo internacional por la persistencia al final de la II Guerra Mundial de un régimen fascista en una Europa que había terminado con los fascismos. Esta política constituirá un gran fracaso económico: España carecerá de muchos productos esenciales, estas carencias llevarán a inventar sucedáneos de los productos originales (gasóleo en lugar de gasolina). Por otro lado la propaganda del régimen atribuirá el hambre y la escasez de alimentos a un fenómeno que denominan pertinaz sequía.

2. La política intervencionista

El programa autárquico se inició en 1939, con la Ley de Protección y Fomento de la Industria Nacional y la Ley de Ordenación y Defensa de la Industria Nacional, que implicaban tanto la reducción de las importaciones como la intervención directa del Estado en la economía. Los principales rasgos de esta política intervencionista fueron: 1. El Estado fijó los precios agrícolas y obligó a los campesinos a entregar los excedentes de sus cosechas. El organismo encargado de coordinar la política agraria fue el Servicio Nacional del Trigo (creado en 1937), que intervénía los precios de los cereales y las legumbres estableciendo tasas o precios fijos. Los agricultores debían vender al Estado sus productos a bajo precio, lo que provocaba la disminución de las cosechas, escasez, carestía y generalización del mercado negro. 2. Trato de impulsar la economía con la creación de empresas estatales, como la RENFE (1940), y organismos oficiales como el INI, Instituto Nacional de Industria, encargado de promover empresas de muy diverso tipo: ENDESA (1944), ENASA (1946), ENSIDESA (1950) y la SEAT (1950). Pero la política de restricción de las importaciones impidió que se dispusiera de ciertas materias primas (como el petróleo) que el país no podía producir, de modo que hubo que buscar sustitutos, aunque su obtención resultara más cara (petróleo obtenido de pizarras bituminosas o gasógenos para los automóviles). A pesar de la prioridad que se concedíó al sector industrial, su desarrollo tropezó con graves inconvenientes: falta de materias primas, bienes de equipo y energía. Además, quedó condenado a producir para un mercado interior muy reducido, ya que los empresarios solo podían exportar sus productos si el Estado les concedía una licencia para hacerlo. Los salarios descienden a un nivel muy inferior al de antes de la Guerra Civil, mientras que los precios aumentan de manera vertiginosa, lo que se traduce en pérdida de poder adquisitivo. La inflación de los años 40 fue la más elevada en la historia de España . Los años de la posguerra marcaron una tremenda regresión en el terreno económico. El hundimiento de la producción agrícola e industrial fue acompañado de una vuelta atrás histórica: el sector primario volvíó a superar el 50 por ciento de la renta nacional.

3. Estancamiento económico y primeros reajustes

El evidente fracaso del modelo autárquico llevó a que desde los inicios de los años cincuenta se produjera un giro en la política económica:Se aplicó una liberalización parcial de precios y del comercio y la circulación de mercancías En 1952 se puso fin al racionamiento de alimentos. Estas medidas trajeron una cierta expansión económica. Finalmente, en 1954 se súperó la renta por habitante de 1935. Se ponía fin a veinte años perdidos en el desarrollo económico español.La guerra fría y el consiguiente cambio en la política internacional norteamericana propiciaron que desde 1951 comenzara a llegar ayuda económica norteamericana.
Aunque inferior a la recibida por los países beneficiarios del Plan Marshall, esta ayuda permitíó importaciones de bienes de equipo imprescindibles para el desarrollo industrial. El incipiente desarrollo trajo, sin embargo, una fuerte inflación que propició un fuerte malestar social. La necesidad de reformas estructurales en la economía era evidente. Finalmente, Franco, tras veinte años de políticas económicas nocivas, permitíó la entrada en el gobierno en 1957 de un grupo de tecnócratas del Opus Dei, encabezados por López Rodó, que promueven una mayor integración con la economía internacional. España ingresa en organismos como el Fondo Monetario Internacional FMI, o la Organización Europea de Cooperación Económica OECE. Estos nuevos ministros diseñaron el giro definitivo en la política económica: el Plan de Estabilización de 1959, cuyo objetivo será frenar la inflación y liberalizar la economía.En cuanto a las primeras medidas liberalizadoras puestas en práctica en los años 50 tendrán efectos positivos sobre la economía aunque también limitaciones:
En la agricultura se recuperan los niveles de crecimiento de los años 30. Comienza a extenderse la mecanización y el uso de fertilizantes. Continúa el proteccionismo sobre la producción de cereales, pero se paga a un precio más alto del mercado con lo que se está subvencionando al sector y comienza a haber excedentes
Se inicia una reforma agraria de carácter técnico: no se altera la propiedad pero se colonizan nuevos territorios de regadío, se inicia la concentración parcelaria, que permitirá una incipiente mecanización, se adopta una política hidráulica (embalses, pantanos) para extender el regadío. El crecimiento industrial fue enorme, lo que puso de manifiesto lo negativo del aislamiento internacional. A pesar del desarrollo de la energía hidroeléctrica, a partir de 1955, nuestra dependencia del petróleo será cada vez mayor.Dificultades de financiación del crecimiento y las ambiciosas inversiones, por la falta de recursos económicos del Estado, ello unido al déficit de la balanza comercial provocaba periódicos estrangulamientos de la producción al no haber divisas para pagar las importaciones, instalaciones, etc. (ejemplo: En ENSIDESA se tuvo que recurrir a préstamos extranjeros caros para financiar las instalaciones, la cuantía de sus intereses significará un enorme peso a soportar por la empresa en el futuro).

TEMA 21. LA EVOLUCIÓN POLÍTICA DEL FRANQUISMO (1959-1975)


1. Desarrollo institucional y luchas internas por el poder

Pese a los profundos cambios económicos y sociales de la década de los sesenta, el inmovilismo, la ausencia de cambios importantes, caracterizaron a la política del período. No obstante, se pueden reséñar algunos elementos nuevos que posteriormente tendrían gran trascendencia:Resurgimiento de las tensiones nacionalistas y aparición del terrorismo de ETA. En 1959, un grupo de jóvenes abandonaron el PNV y crearon ETA, Euzkadi ta Askatasuna, (Patria Vasca y Libertad). Esta nueva organización nacionalista radical optó unos años después por aplicar tácticas terroristas.Aumento de los conflictos laborales desde 1961. Las reivindicaciones de las huelgas fueron pasando poco a poco de cuestiones laborales (salarios, jornada de trabajo) a la denuncia política (libertades sindicales y políticas) . La respuesta del régimen a cualquier disidencia siguió siendo puramente represiva. Dos ejemplos bastan:En 1963, un militante clandestino del Partido Comunista, Julián Grimau, fue ejecutado por delitos cometidos en la Guerra Civil. Las protestas internacionales fueron generalizadas.En 1962, tras pedir España la adhesión a la CEE, un grupo de representantes de la derecha liberal que vivían en el exilio se reuníó en Múnich y pidió que no se admitiera a España hasta que no se estableciera en el país un régimen democrático basado en las libertades políticas. La prensa franquista organizó un enorme escándalo contra lo que se vino a denominar el Contubernio de Múnich.Mientras el régimen aplicó pequeños e insuficientes cambios legislativos, que no cambiaron para nada su esencia dictatorial:La Ley de Prensa de 1966, aprobada por el entonces ministro de Información, Manuel Fraga, aunque levantó algo la presión de la censura, no significó ningún avance significativo.La Ley Orgánica del Estado de 1967. Última de las Leyes Fundamentales del Reino que no trajo ningún cambio de interés. Esta ley pretendíó ser una culminación recapitulación de todas las Leyes Fundamentales anteriores. El régimen habló entonces de que ésta representaba la definitiva “Constitución” española. Sin embargo, esa ley no provénía de la deliberación de ninguna asamblea democrática.Forzado por su avanzada edad, Franco tuvo finalmente que designar un sucesor. En 1969, Juan Carlos de Borbón, nieto de Alfonso XIII, fue designado sucesor “a título de Rey . La avanzada edad del dictador y la creciente presión de la oposición llevaron a la formación de dos tendencias dentro del régimen. Por un lado, los que se empezaron a llamar “aperturistas”, estos, sin cuestionar la figura de Franco, defendieron la necesidad de aplicar pequeñas reformas en un sentido democrático y parlamentario. Por otro lado, lo que se vino a denominar el “búnker”. Aquí se agruparon los sectores más extremistas y violentos, contrarios a cualquier cambio. La división entre unos y otros se hizo patente en 1969 con el escándalo de MATESA. Para aliviar al senil Franco de las tareas cotidianas de gobierno, en 1973, Carrero Blanco, un militar partidario de la línea dura, fue nombrado presidente del gobierno. Carlos Arias Navarro fue nombrado ministro de Gobernación.El nuevo gobierno se estrenó con la organización el 20 de Diciembre de ese mismo año de un juicio, el Proceso 1001, contra dirigentes del sindicato clandestino Comisiones Obreras. Ese mismo día, ETA consiguió dar el golpe más importante de su historia, Carrero Blanco fue asesinado en Madrid. La muerte de su principal colaborador y encargado de mantener la continuidad sin cambio del régimen fue un duro golpe para un Franco cada vez más próximo a su final.Tras la muerte de Carrero Blanco, Franco nombró presidente del Gobierno a Carlos Arias Navarro, representante de la línea dura del franquismo. Tras su nombramiento, los tecnócratas fueron apartados del poder; el nuevo Gobierno, compuesto por ministros de extracción falangista, fue incapaz de conciliar unos propósitos aperturistas teóricos con una represión práctica que decepciónó a los franquistas más conservadores y también a los aperturistas deseosos de reformas.Finalmente, el 20 de Noviembre de 1975, fallecía Franco, dejando tras de sí un Estado que se derrumbaba y al que solo manténían en pie su figura y un relevante aparato represivo.

2. Las relaciones internacionales

La vida del dictador terminó en un contexto complejo y conflictivo desde el punto de vista de las relaciones internacionales:En cuanto a las posesiones españolas en África:

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>