Demócratas cimbrios


TEMA 5


Introducción:

El Sexenio Revolucionario o Democrático es el periodo de la historia de España que abarca de 1868 a 1874. La Revolución de 1868, que se inició como un pronunciamiento masivo, se convirtió en una autentica revolución popular, que provocó la caída de Mª Isabel II y dio lugar a un proceso de democratización de la vida política cuya mejor expresión fue la Constitución de 1869. Sin embargo, durante el Sexenio no se logró crear un sistema político estable capaz de solucionar los problemas del país: Se pasó de un Gobierno Provisional a la Regencia de Serrano-Prim; de esta a la Monarquía de Amadeo de Saboyá, para acabar en la Primera República Española. Finalmente la experiencia de democrática acabó con el Golpe de Estado del General Pavía que preparo el camino a la Restauración de Alfonso XII.

1. LA REVOLUCIÓN Y LA BÚSQUEDA DEL REY (1868-1870)

El origen del Sexenio fue la Revolución de Septiembre de 1868 (La Gloriosa). Se inició en Cádiz con un pronunciamiento dirigido por Prim y Serrano, lideres progresistas y unionistas. Se uníó el almirante Topete, al mando de la Armada. El manifiesto de los sublevados se titulaba España con honra y propónía un Gobierno provisional y el sufragio universal, criticaba a los Borbones. La insurrección obtuvo el apoyo popular liderado por los demócratas, que organizaron juntas revolucionarias. Las tropas leales a la reina fueron derrotadas por las del general Serrano.


El Gobierno provisional

Tras el triunfo de la insurrección se formó un Gobierno provisional, presidido por Serrano Estaban excluidos los demócratas; estos tenían gran influencia en las populares juntas revolucionarias, por la supresión de los consumos y las quintas.El doble poder se resolvíó a favor del Gobierno, que disolvíó las juntas y sus grupos de voluntarios armados. A cambio, el Gobierno procedíó a cumplir el programa demócrata, lo que provocó la escisión del Partido Demócrata en dos facciones: cimbrios (dispuestos a cooperar con el Gobierno al margen del régimen político siempre que se respetase la democracia) y los republicanos (Creían indispensable, para garantizar la existencia de una democracia popular en España, la implantación de una República Federal.

Las Cortes constituyentes

El Gobierno provisional convocó elecciones, las primeras en España con sufragio general directo masculino, a Cortes constituyentes en Enero de 1869

Las fuerzas políticas en las Cortes:


– Los carlistas

Constituían la extrema derecha, eran antidemócratas, pero aceptaban el juego parlamentario de forma temporal. No tardaron en reavivar la guerra que habían sostenido contra el Estado nacional y liberal durante prácticamente todo el Siglo XIX.-

Los moderados

Apoyaban el regreso de los Borbones y la vuelta a la Constitución de 1845. Recibieron el nombre de alfonsinos. A partir de 1863 su líder fue Cánovas del Castillo, que en el futuro presidirá el Partido Conservador.-

Los gubernamentales

Los unionistas, progresistas y demócratas cimbrios apoyaban al Gobierno. Defendían una monarquía parlamentaria y democrática, basada en la soberanía nacional. Buscaron otro candidato al trono porque consideraban que con un monarca Borbón este sistema político era irrealizable (Prim, Serrano y Sagasta).-

El Partido Republicano Federal

Dirigido por Pi y Margall, Figueras y Castelar, se encontraba a la izquierda. En su programa se incluía el cambio de régimen, la abolición de las quintas, la supresión de la esclavitud en las colonias y una legislación que protegiera a los trabajadores.

La Constitución de 1869. La regencia de Serrano:


La tarea fundamental de las Cortes fue elaborar la Constitución de 1869. Una vez aprobada, fue nombrado regente el general Serrano. El nuevo régimen tuvo que afrontar una serie de graves problemas: insurrecciones populares y republicanas, las dificultades de la Hacienda estatal, la Guerra de Cuba y la búsqueda de un nuevo rey.
A)

Las insurrecciones populares y republicanas

En el ultimo tercio del Siglo XIX muchos trabajadores identificaban el término república con cambios estructurales profundos, distribución de bienes y justicia social. A las reivindicaciones de los trabajadores se unieron las de los intransigentes del Partido Republicano Federal. Como consecuencia estallaron las sublevaciones republicanas en Cádiz, Málaga y Jerez. Las más importantes fueron en Cataluña, Valencia y Andalucía.A estos conflictos se añadieron los motines de subsistencia, los promovidos contra las quintas y las huelgas industriales organizadas, primeros pasos de un movimiento obrero.


.
B)

Los problemas de la Hacienda

Laureano Figuerola, ministro de Hacienda durante la mayor parte del periodo, intensificó las medidas liberalizadoras del Bienio Progresista: establecíó la peseta como única moneda nacional (1868), y aplicó los principios del liberalismo al intercambio comercial exterior, rebajando los aranceles aduaneros en contra de los intereses proteccionistas mediante el arancel Figuerola (1869).Figuerola no abordó ninguna reforma fiscal, el volumen de la deuda pública no se redujo.

C)

La Guerra de Cuba

Duró una década (1868-1878) y se inició con una sublevación de la minoría independentista de la isla de Cuba, liderada por Carlos Manuel de Céspedes.

El conflicto se limitó al este de Cuba y consistíó en el hostigamiento. La guerra finalizó con la Paz de El Zanjón y España retuvo la isla en su poder veinte años más.

Como consecuencia los hacendados fieles a España temieron que se produjeran. Por este motivo conspiraron en favor de la causa Alfonsina.

D)

La búsqueda de un rey

Para ocupar el trono español se pensó en distintos candidatos: entre ellos el duque de Montpensier, cuñado de Isabel II, e incluso en Espartero. Finalmente fue Amadeo de Saboyá. Cuando Amadeo I desembarcó en España, su principal valedor, Prim había sido asesinado en Madrid.

2. LA MONARQUÍA DE AMADEO I

Duró dos años, fue considerado un intruso por los partidarios Borbones. Amadeo I encontró, pues, escasos apoyos políticos y sociales.

Tuvo que hacer frente a la Guerra de Cuba y a la Tercera Guerra Carlista. Tras la muerte de Prim la coalición gubernamental comenzó a disgregarse. La rivalidad dentro del Partido Progresista se encarnó en dos herederos políticos del general Prim: Sagasta y Ruiz Zorrilla.

Estos dirigentes políticos procedían a disolver las Cortes y convocar elecciones que ganaban. E reinado de Amadeo I no logró establecer un turno entre los partidos que proporcionara estabilidad al sistema.

Finalmente, aprovechando un conflicto entre el Gobierno de Ruiz Zorrilla y el Ejército, Amadeo I decidíó abdicar. El establecimiento de la República se convirtió en una solución de urgencia pactada entre los radicales de Ruiz Zorrilla y los diputados republicanos.

3. LA PRIMERA REPÚBLICA (1873-1874)

Fue proclamada por las dos cámaras legislativas reunidas el 11 de Febrero de 1873.

En principio fue un régimen indefinido e inestable. Se formó un Gobierno, presidido por el republicano Figueras, pero con mayoría de radicales.

Los republicanos deseaban convocar elecciones para reunir unas Cortes constituyentes; los radicales promovieron dos golpes de Estado con la ayuda del Ejército. Con ello, los republicanos se quedaron solos en el Gobierno.

El nuevo Gobierno, presidido por Pi y Margall, inició el proceso de elaboración de una Constitución, que se plasmó en un proyecto constitucional.Sin embargo la nueva República Federal fue desbordada por la izquierda.Los republicanos impulsaron un movimiento federalista que pretendía establecer de manera inmediata la estructura federal del Estado. Este movimiento fue conocido como cantonalismo.

El cantonalismo fue una revolución protagonizada por una clase media radicalizada. Para sofocar el cantonalismo, La República dio un giro hacia la derecha apoyándose en el Ejército. En esta etapa, los presidentes del Gobierno fueron Nícolás Salmerón y Emilio Castelar.

La República autoritaria (Enero-Diciembre de 1874)


1874 fue de transmisión entre la Primera República y la Restauración de los Borbones en el trono. En esta etapa, el poder pasó a manos de Serrano.Serrano se apoyó en los liberales veteranos del Sexenio que no habían colaborado con la República Federal, como Topete, Sagasta y Martos. Cánovas, que se negó a partitcipar en los gobiernos del final de la Primera República, intentaba promover el regreso de los Borbones.Finalmente, otro pronunciamiento militar, ocurrido en esta ocasión en Sagunto y protagonizado por el General Martínez Campos, acabó con el Sexenio Revolucionario e impuso la Restauración monárquica.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>