Estatus-rol


Al igual que en algunas culturas Se compite por tierras, sexo o proteínas en otras culturas se compite por el prestigio con el Objetivo de obtener la aprobación social. Muchas personas pasan toda su Vida intentando impresionar a los demás sin preocuparse por lo que se supone Que están ganando. Y una de Las formas de adquirir prestigio, según algunas culturas, es el potlatch.

En el potlatch, hombres Sedientos de status ofrecían grandes festines compitiendo entre ellos por la Aprobación social y más tarde se juzgaban entre ellos según la cantidad de Comida que podían ofrecer. El potlatch sólo tenía éxito si los huéspedes Quedaban saciados de comida.

En este capítulo se estudia El potlatch kwakiutl y se intenta mostrar que este potlatch no era el resultado de caprichos Maníacos, sino de condiciones económicas y ecológicas definidas. Los jefes kwakiutl nunca estaban Conformes con el respeto de los vecinos y se sentía inseguro en su puesto. Para Eliminar esta inseguridad realizaban potlatches para afianzar su prestigio. Así Entre jefes de distintas aldeas siempre había rivalidades en torno a quién Tenía más poder y esas rivalidades se dirimían mediante potlatches. De Esta forma las aldeas se introducían en una vorágine de potlatches interminable En los que cada vez se derrochaba más. Y ante todo esto surge una pregunta, ¿Por qué se celebraban los potlatches? Según Ruth Benedict, estudiosa del Potlatch kwakiutl, se celebraban por el anhelo obsesivo de estatus de los jefes Kwakiutl. Según Benedict todo el sistema económico estaba al servicio del Potlatch. Sin embargo Harris opina lo contrario, la rivalidad de estatus, y por Consiguiente el potlatch, está el servicio de sistema económico.

Para Harris, el potlatch es Un mecanismo que asegura la producción y distribución de riquezas entre pueblos Que todavía no han desarrollado plenamente una clase dirigente.

En este capítulo también se presenta como ejemplo a los llamados “grandes hombres” de Melanesia y Nueva Guinea. Estos hombres tienen ese gran Estatus por la cantidad de festines que han dado. Si un hombre joven quiere Llegar a ser un gran hombre debe organizar grandes festines. Para ello necesita La ayuda de su familia, amigos y vecinos que ayudan porque saben que su Esfuerzo se verá recompensado si ese joven llega a ser un gran hombre. El día Del festín (al que los invitados también llevan obsequios) toda la comida se Reparte entre los que han trabajado y los invitados, mientras que el anfitrión Se queda con las sobras. Sin embargo la ambición del gran hombre nunca descansa Y siempre está pensando en el próximo festín ante el riesgo de perder su Estatus. Como consecuencia de su anhelo de prestigio hay más gente que trabaja Y aumenta la producción en la zona, mientras que la donación cumple la función De impedir que la fuerza de trabajo retroceda a niveles de productividad que no Ofrecen margen de seguridad ante la crisis y sirve, además, para crear una Extensa red de expectativas económicas. Finalmente la donación de festines

Competitivos actúa como compensador de las fluctuaciones Productivas anuales entre las diferentes zonas.

Los grandes hombres y los jefes del potlatch llevan a cabo una Forma de intercambio económico conocido como redistribución. Es decir, reúnen Los resultados

Productivo de muchos individuos y después redistribuyen la Riqueza acumulada en cantidades diferentes entre distintos grupos de personas. Sin embargo, mientras los grandes hombres trabajaban duro y se quedaban con los Restos del festín, los jefes del potlatch trabajaban mucho menos y se quedaban Con la mejor parte del festín. Esto evidencia una clara evolución hasta las Sociedades estatales gobernadas por reyes hereditarios que no realizan ningún Trabajo y se guardan para sí la mayor parte y lo mejor de todas las cosas.

Antes de que apareciera la redistribución, las sociedades eran Igualatorias y en ellas funcionaba la forma de intercambio conocida como Reciprocidad. En estos intercambios no se calculaba si alguien salía Beneficiado o perjudicado. En ellas dar las gracias era considerado una falta De educación e incluso una provocación porque consideraban que se calculaba la Valía del regalo recibido o se sorprendía por la gran valía del regalo y se Menospreciaba al prójimo. En estas sociedades los donantes de regalos eran Despreciados e incluso temidos por el miedo a la esclavitud que podría derivar En un futuro. No se podían permitir trabajar demasiado el medio para dar Grandes festines porque podrían eliminar rápidamente los recursos del hábitat.

Las sociedades de redistribución se impusieron a las Igualatorias en cuanto se dio con la “fórmula” para trabajar más y no eliminar Los recursos del hábitat rápidamente.Prácticamente Todos los cazadores y recolectores con sistemas sociales basados en la Reciprocidad, fueron destruidos o desplazados a zonas apartadas, por sociedades Más poderosas y populosas, que aumentaban la producción y se organizaban Jerárquicamente.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>