Guerra Civil 1936


La Guerra Civil (1936-1939)

1. Introducción


En 1936 antes de las elecciones que dieron el triunfo al Frente Popular, grupos de militares se habían reunido para planificar un Golpe de Estado en caso de que las izquierdas alcanzaran el gobierno.
El general Mola, relegado al Gobierno Militar de Pamplona, actuó como organizador.Este contaba con muchos oficiales de la UME (Uníón Militar Española) distribuidos por todo el territorio.El prestigioso general Sanjurjo, entonces exiliado en Lisboa, tomaría el mando superior. Los planes debían estar muy avanzados el 10 de Julio cuando se dirigiría Franco a Marruecos.El 12 de Julio se produjo un doble asesinato político que aumentó la tensión en el país. Pistoleros falangistas asesinaron al teniente Castillo.Sus compañeros,los Guardias de Asalto, contestaron asesinando al diputado monárquico Calvo Sotelo.

2. La sublevación militar y el estallido de la Guerra Civil

Los sucesos de Julio de 1936 se situaban en la línea de los pronunciamientos militares de tradición decimonónica.Con el tiempo, recibíó el nombre de Alzamiento Nacional. Los militares tenían intención de declarar el estado de guerra en las principales con las fuerzas de las distintas guarniciones y, ocupada Madrid, obligarían a un cambio de gobierno. Hablaban de restablecer el orden y evitar una presunta revolución comunista que se estaba gestando en la República del Frente Popular.Los militares sabían que podían contar para ello con el apoyo del sector conservador de la sociedad.Es decir, aquellos que querían poner fin a la experiencia republicana reformista.El pronunciamiento se inició el 17 de Julio en los cuarteles de Melilla y al día siguiente había triunfado en el resto del Protectorado. El Gobierno de Casares Quiroga fue informado de forma inmediata de todo lo sucedido, sin embargo,no se atrevíó a tomar ninguna medida.El día 18 llegó el general Franco desde Canarias y tomó el mando del ejército de África, el más preparado y mejor armado de la República. Al conocer esta noticia, se sublevaron otros jefes militares.El pronunciamiento fracasaba en Cataluña, el Levante, la franja cantábrica, Castilla la Nueva, Extremadura y gran parte de Andalucía. Sin embargo, el mayor fracaso fue no controlar la capital, Madrid, y los principales centros industriales: Barcelona y el País Vasco.En Madrid fracasó porque se repartieron armas entre los sindicatos obreros que acudieron en ayuda de las guarniciones leales. El momento simbólico del fracaso de la sublevación fue la rendición del cuartel de la Montaña, donde se había refugiado el general Fanjul.En Barcelona la sublevación tuvo lugar el 19 de Julio. Su fracaso fue debido a que el Gobierno de la Generalitat pudo contar con las fuerzas de orden público apoyadas por los obreros armados de la CNT-FAI. En un primer momento, los militares habían fracasado en el intento de derribar al Gobierno de la República. Esta manténía los principales centros industriales de la periferia, las zonas de agricultura de exportación, la mayoría de la flota y de la aviación, así como de las reservas del Banco de España.Consiguieron trasladar rápidamente el ejercito de África a la península gracias a los aviones alemanes e italianos. Los dos Estados autoritarios más importantes de la Europa del momento, la Alemania nazi y la Italia fascista se mostraron dispuestos a facilitar armamento, soldados, técnicos…Así, a pesar del fracaso inicial del pronunciamiento, los sublevados lograron mantener una guerra de larga duración.Los Estados fascistas manifestaron desde un principio su decidida protección y ayuda a los militares sublevados. La URSSse inclinaba a dar su apoyo al Gobierno de la República.Los países democráticos se plantearon dudas más serias:- Francia parecía más predispuesta a ayudar a la República.- Gran Bretaña no deseaba que la guerra de España les llevara a un enfrentamiento con los regíMenes fascistas. Tampoco deseaba que la República Española se convirtiera en un Estado revolucionario de izquierdas. Finalmente, tenía importantes intereses comerciales en zonas ocupadas desde el primer momento por los sublevados.En Septiembre de 1936, Gran Bretaña y Francia patrocinaron el establecimiento en Londres de un Comité de No-intervención, que se comprometía a evitar la ayuda militar a los contendientes.Fue una farsa, porque Alemania e Italia continuaron ayudando a los sublevados y la URSS empezó a facilitar armamento a la República.También hemos de citar la organización de las Brigadas Internacionales, adscritas al bando republicano.

3. La evolución de las dos zonas

La dispersión fue muy grande en la zona que se mantuvo fiel a la República: obreros y campesinos armados, establecieron comités a todos los.Estos comités obedecían a los sindicatos y partidos correspondientes. Así, aunque la República no llegó al colapso, el desorden generalizado adquiríó el aspecto de inicio de una revolución.Hasta Septiembre de 1936 no se logró formar un gobierno de concentración con representantes de los partidos más importantes. Este fue presidido por Largo Caballero, secretario de la UGT, y estaba formado por socialistas, republicanos, anarquistas, comunistas y nacionalistas.Este Gobierno intentó recuperar el control de las organizaciones de gobierno,sin embargo, ante el avance de los sublevados hacia Madrid, el Gobierno se trasladó finalmente a Valencia.A partir de Mayo de 1937, un nuevo gobierno presidido por el también socialista Juan Negrín procuró frenar las colectivizaciones. Al mismo tiempo reorganizó la estructura y disciplina del Ejército y mantuvo la idea de resistencia al ultranza en un momento en el que el pesimismo era generalizado.En la zona dominada por los sublevados, conocida como zona nacional,

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>