Narrativa anterior a 1936 Baroja



LA GEENERACIÓN DEL 98:


El Siglo XIX termina con una grave crisis: el final del Imperio colonial español: España pierde Cuba, Puerto Rico y Filipinas. Este acontecimiento provocó una ola de indignación y ción del 98, cuyos protesta que se manifestó en literatura a través de los escritores de la Genera principales componentes fueron: Miguel de Unamuno, Pío Baroja, Azorín, Antonio Machado y Valle– Inclán. Es Azorín quien propone esta denominación en unos artículos de 1913; aunque la idea fue rechazada inicialmente por algunos miembros de la generación como Baroja, el concepto se impone finalmente. Todos ellos adoptaron una actitud crítica ante la situación política y social del momento. Son precisamente algunos de estos autores los que marcan un cambio en la narrativa, apartir de 1902: Azorín con La voluntad, Baroja con Camino de perfección, Unamuno con Amor Pedagogía, y Valle-Inclán con Sonata de otoño: inician un camino innovador, alejándose del Realismo y buscando la expresión de la realidad personal e interior, bajo la influencia de la filosofía pesimista de Schopenhauer. Rasgos de esta novela son: ♦ La historia, lo que se cuenta, pierde importancia. Las acciones son mínimas y el espacio y el tiempo están poco definidos. ♦ Interesa el mundo interior del protagonista, estados anímicos, reflexiones… ♦ El protagonista es un inadaptado, antiburgués, rebelde, amoral, fracasado, que a veces llega a la destrucción total ♦ Narración fragmentada: selección de momentos significativos mezclados con reflexiones. ♦ Reaparición de la novela dramatizada o dialogal (el narrador cede la voz a los personajes: diálogos, monólogos…)

Pío Baroja


Fue un inconformista radical, mantuvo siempre una postura hostil hacia la sociedad. No creyó en Dios ni en la vida.
Y, sin embargo, hay también en Baroja una inmensa ternura por los seres desvalidos o marginados. Defendíó una novela abierta y la libertad absoluta para el escritor. Sus novelas se caracterizan por los siguientes rasgos: – Marcada presencia del narrador a través de comentarios y reflexiones (Baroja se permite expresar sus ideas filosóficas, literarias y políticas). –
Novelas centradas en un personaje: activo y dominador o, pasivo y sin voluntad – Acción y diálogos abundantes – Descripciones impresionistas a base de pinceladas o unos pocos detalles físicos y psicológicos – Prosa espontánea que ha llevado a los críticos a tacharlo de desaliñado e incluso incorrecto Él mismo organizó sus novelas en trilogías (grupo de tres novelas que gira en torno al mismo tema, destacan: La tierra vasca, La lucha por la vida, La raza y El mar.). Podemos distinguir tres etapas en su producción literaria: 1) PRIMERA ETAPA: Es la etapa de mayor creatividad y vitalismo. Pertenecen a ella obras como Camino de perfección; la trilogía La lucha por la vida (que incluye La busca); El árbol de la ciencia; Zalacaín el aventurero o Las inquietudes de Shanti Ancha … Son las novelas en las que se refleja mejor la personalidad de Baroja, y las que expresan más claramente el espíritu. Del Grupo del 98 y la crisis de fin de siglo. Presentan una serie de personajes que intentan buscar sentido a su existencia; algunos son seres en conflicto consigo mismos y con el medio, que acaban sucumbiendo; otros son hombres de acción que sueñan con la libertad. 2) SEGUNDA ETAPA: En esta época decae la capacidad creadora de Baroja que repite los moldes narrativos anteriores e incluye en sus narraciones abundantes divagaciones ideológicas. Lo más interesante de este periodo es la serie Memorias de un hombre de acción, que cuenta las aventuras de un antepasado del autor, Eugenio de Avinareta, conspfrador y guerrillero del Siglo XIX. 3) TERCERA ETAPA: Baraja ya no creó nada nuevo. Desaparecen de sus escritos la fuerza critica y los ataques a la sociedad. Tampoco aparecen héroes de acción. De esta última época destacan, sus memorias, tituladas Desde la última vuelta del camino, escritas con unagran sinceridad.

Miguel de Unamuno:

Sus novelas se centran en el conflicto íntimo de los personajes, debido con frecuencia a las relaciones familiares. En ellas desarrolla sus temas obsesivos: la afirmación de la personalidad, la lucha contra el instinto, el deseo de dominio sobre los demás, la muerte, la existencia de Dios… Para ello interviene en el relato, dialoga con sus personajes los convierte en símbolos, interpela al , lector… En 1914 publica Unamuno la que, sin duda, es su mejor novela: Niebla (subtitulada nivola, nombreque el autor daba a sus obras por considerarlas distintas Lo que más sorprende al lector de ) esta obra es la utilización del conocido juego vida-literatura: Augusto Pérez, el protagonista de la novela, se enfrenta con su creador en un ambiente de confusión entre lo que es verdad y lo que es ficción. Unamuno también se sintió atraídopor el tema de la lucha entre hermanos, por la historia bíblica de Caín y Abel. Este motivo fratricida sirve de base a su novela Abel Sánchez Tras La tía Tula, que tiene como tema central las ansias de maternidad de una mujer virgen, Unamuno publica San Manuel Bueno, mártir: en esta obra aparecen todos los motivos que, recurrente e insistentemente, habían ido apareciendo en sus novelas anteriores: la lucha agónica del individuo en este mundo, el creer y el aparentar creer, la soledad, los problemas de la fe, la vida como sueño… Cuenta la historia de un cura de pueblo que ha perdido la fe, pero que aparenta tenerla para que sus feligreses mantengan intactas sus creencias religiosas.

José Martínez Ruiz «Azorín»:

Sus ideas políticas y religiosas evolucionan desde un anarquismo juvenil al conservadurismo de su madurez. Su filosofía se centra cada vez más en una obsesión por el tiempo, por la fugacidad de la vida… En su obra se observa una íntima tristeza, una melancolía que fluye mansamente junto a un anhelo de apresar lo que permanece por debajo de lo que huye, o de fijar en el recuerdo las cosas que pasaron. En definitiva, Azorín vive para evocar, es un contemplativo. Cultivó el ensayo y la novela, y prácticamente borra las fronteras entre ambos géneros; aunque puso el subtítulo de novela a unos quince libros, estos apenas se distinguen de sus ensayos. Las principales cualidades de su estilo son la precisión y la claridad. De ahí el empleo de la palabra justa y de la frase breve; en sus descripciones se observa una técnica miniaturista, por la atención al detalle, y se anulan el movimiento y el tiempo, la narración se fragmenta en instantáneas que configuran cuadros o fotografías que dispersan la atención del lector.. Sus novelas de esta época son de dos tipos: a) Aquellas en las que predominan los elementos autobiográficos y de impresiones suscitadas por el paisaje. El protagonista es Antonio Azorín (del cual tomará su seudónimo), personaje de ficción que se convierte en la conciencia de su creador. Estas novelas son un pretexto para desarrollar las • experiencias vitales y culturales del autor. A ella pertenecen La voluntad, Antonio Azorín y Las confesiones de un pequeño filósofo. B) En otras, Azorín abandona los elementos autobiográficos, si bien continúa reflejando sus propias inquietudes a través de personajes míticos: la fatalidad, la obsesión por el tiempo, el destino, etc. Una muestra de ello es Doña Inés. A esta misma etapa pertenece Don Juan, basada en la conversión cristiana del mito Aunque no es objeto de especial atención, destacamos también a Ramón Me del Valle-Inclán: comenzó su carrera en el Modernismo, pero irá evolucionando hacia su gran creación, el esperpento (más logrado en sus obras teatrales). Al Modernismo se adscriben las Sonatas (de primavera, de estío, de otoño y de invierno) el protagonista es el Marqués de Bradomin, un donjuán «feo, católico y sentimental». Novelas que ofrecen rasgos del esperpento: Tirano Banderas(que inicia, en cierto modo, la «novela de dictador»), El ruedo ibérico …




Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *