Relación entre caciquismo y sufragio censitario


4. Indica las carácterísticas principales de los partidos conservador y liberal. ¿Qué tenían en común y qué los diferenciaba?

Ambos tenían en común que eran partidos de notables, compuestos por diversos grupos encabezados cada uno por un líder. Además, se organizaban en comités locales, provinciales y nacionales con un jefe en cada localidad. También eran partidos parlamentarios, pero no de masas, pues solo participaban en ellos una pequeña parte de la población. Por otra parte, se diferenciaban en que el partido conservador defendía el sufragio censitario, la exclusividad del catolicismo, restricciones a la libertad de cátedra, la censura en la prensa y el proteccionismo económico; mientras que el liberal estaba a favor del sufragio universal, la libertad de cultos, de cátedra y prensa y el librecambismo.

5. Explica el funcionamiento del turnismo y el papel de los caciques en el proceso electoral

El turnismo era el sistema mediante el cual los conservadores y los liberales se alternaban el poder para evitar pronunciamientos militares. Cada partido respetaba la gestión ajena y los grupos que lo formaban. Si la oposición consideraba que se incumplían las reglas, el rey podía llamar a otro partido, disolver el parlamento y convocar elecciones, ganadas por la oposición. En este proceso, el Ministerio de la Gobernación fabricaba los resultados electorales mediante el encasillado y el control de las elecciones. Cada grupo manipulaba las elecciones y efectuaba fraude electoral.
Ninguno de los partidos denunciaba la situación ya que les beneficiaría más adelante puesto que cada partido se comprometía a esperar su turno para tomar el poder. El fraude era posible gracias a la red de relaciones clientelares de los partidos que los apoyaban a cambio de diferentes favores como los favores fiscales.

Cada dirigente controlaba una circunscripción política y cuando había elecciones compraba el voto y presionaba a los poderes locales. Todas estas prácticas eran denominadas pucherazo y los que las llevaban a cabo eran los caciques.

Los caciques constituyeron un poder paralelo al Estado e impedían que buena parte de las clases populares no votaran, sobre todo en el medio rural y en las zonas con partidos al margen del bipartidismo. A partir de 1907, en el medio rural se designaban automáticamente los candidatos cuando no había alternativas.

6. El Parlamento o gobierno largo de Sagasta: Principales leyes

Los fusionistas e izquierdistas constituyeron un único partido bajo la dirección de Sagasta. Este “Parlamento Largo” se caracterizó por la consolidación del partido y la aplicación del programa liberal, mediante la aprobación de algunas leyes:

● Ley de Asociaciones de 1887: se legalizaron las asociaciones obreras que desde 1871 eran clandestinas. Como consecuencia, en 1888 surgieron el PSOE y la UGT. Además, se regularizó la situación de algunas congregaciones religiosas fundadas en la Restauración.

● Ley del Jurado (1888): Su implantación supuso una de las aspiraciones clásicas del progresismo decimonónico, igual que la libertad de imprenta.

● Código Civil de 1889: Configuró el Estado liberal. La aportación de Alonso Martínez fue determinante. El Código Civil legalizó un orden social fundamentado en la primacía del derecho y de la propiedad privada. Además, permitía el matrimonio canónico y civil.

● Ley Electoral (1890): Fue la más importante durante el Parlamento Largo. Trajo consigo el sufragio universal sólo para varones mayores de 25 años entre otras restricciones.

● Otras medidas: Racionalizaron y modernizaron el Estado y la administración.

7. Carlistas y republicanos. Rasgos principales y evolución durante la Restauración

Eran dos partidos considerados inicialmente ilegales porque no aceptaban la monarquía constitucional.

-Carlistas: Después de la derrota del carlismo en 1876 muchos combatientes se exiliaron a Francia esperando a volver a sublevarse, sin embargo, volvieron a la península para acogerse al indulto decretado por el Gobierno. En la Restauración los carlistas acentuaron su carácter regional, ya que tuvo asiento electoral en Navarra y las provincias vascongadas, y por otro, su carácter minoritario, pues la solución canovista a la cuestión religiosa satisfizo a la jerarquía eclesiástica y al Vaticano. En 1876 se dividieron en integristas (rechazo a la restauración)
Y nacionalistas (partidarios de la Restauración). Este partido resultó dañado por la Uníón católica y el partido conservador.

-Republicanos: Los republicanos comenzaron a ser una fuerza activa después de haber permanecido en la clandestinidad. Su rasgo más carácterístico fue la división tras la intervención del general Pavía durante la Primera República en 1874. A finales del Siglo XIX quedaron divididos en Posibilistas de Castelar, Partido Progresista de Ruiz Zorrilla, Republicanos centralistas de Salmerón y Republicanos federalistas de Pi y Margall. Esto les dificultó llegar a la ciudadanía, pero llegaron a mejorar sus resultados electorales gracias a la implantación del sufragio universal.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>