Emirato independiente de bagdad


Musulmán 1.  Arte  y  evolución  histórica  del  Imperio  musulmán El  origen  del  Islam  se  halla  en  las  predicaciones  del  profeta  Mahoma  (570-632),  fundador  de  la nueva  religión.  Si  bien,  el  primer  arte  propiamente  musulmán  coincide  con  el  inicio  de  la expansión  territorial  del  Islam,  y  por  tanto  debemos  de  vincularlo  primeramente  al  gobierno de  los  primeros  Califas  ya  la  instauración  de  la  dinastía  omeyahasta  el  750. Es  en  este  periodo  cuando  se  extienden  las  fronteras  del  nuevo  Imperio  desde  la  Península Ibérica  hasta  el  Indo,  se  consolida  el  nuevo  Estado  y  se  jerarquiza  la  autoridad  de  sus  califas, se  acuñan  las  primeras  monedas  (dinares  y  dirhams),  se  implanta  el  árabe  como  religión oficial,  y  se  establece  la  capital  de  todo  este  gran  emporio  administrativo  en  la  ciudad  de Damasco,  lo  que  en  cierto  modo  vinculó  la  cultura  de  este  primer  periodo  islámico  al  influjo del  Imperio  bizantino. El  arte  de  esta  época  es  todavía  un  arte  en  formación,  que  recoge  numerosos  elementos  de influencia  ajena,  en  concreto  de  las  manifestaciones  artísticas  que  los  musulmanes  van encontrado  en  sus  conquistas  y  que  con  una  gran  capacidad  de  asimilación  adaptan  a  sus principios  religiosos  y  a  su  sensibilidad.  Se  puede  decir  por  tanto,  que  sobre  todo  en  esta primera  etapa  se  trata  de  un  arte  ecléctico,  que  recibe  influencias  variadas,  según  las  zonas de  conquista:  de  tradición  hispano-romana  o  visigoda  en  su  extremo  occidental;  y  bizantina  y persa  sasánida  en  la  zona  oriental. Como  ejemplos  más  representativos  de  este  primer  periodo  la  construcción  en  Al-Ándalus  de  la  Mezquita  de  Córdoba  o  el  Palacio  de  Madinat  Azhara. En  el  año  750  el  clan  de  los  abbasíes  acaba  con  la  vida  de  toda  la  dinastía  omeya,  a  excepción del  príncipe  Abderramán  que  se  refugiará  en  Al  Andalus,  donde  constituirá  un   Emirato independiente .  En  el  resto  del  Imperio  se  impone  la  nueva  dinastía  abbasí,  que  prolongará  su mandato  hasta  1258,  aunque  sufriendo  durante  tan  largo  periodo  la  independización  de numerosos  territorios,  constituidos  como  califatos  independientes. Con  la  dinastía  abbasí  concluye  la  influencia  bizantina  en  el  arte  islámico,  que  ahora  va  a orientalizarse  mucho  más,  al  establecerse  la  capital  del  Imperio  en  la  ciudad  de  Bagdad,  en Irak. La  islamización  de  los  nómadas  de  las  estepas  centrales  asíáticas  dará  lugar  a  la  mezcla  que se  produce  con  las  manifestaciones  artísticas  autóctonas. La  población  islámica  constituía  una  sociedad  de  hombres  libres  que  se  dedicaban  a  una agricultura  comercial  en  la  que  introdujeron  numerosas  mejoras  técnicas  y  una  gran  actividad artesanal.  Destacaba  el  comercio  de  todos  estos  productos  (zocos,  bazares)  y  también  el  gran comercio,  en  el  que  los  caravaneros  hacían  de  intermediarios. El  mundo  islámico  destaca  por  el  alto  nivel  cultural  y  científico. 2.  El  contexto  histórico  del  arte  Hispanomusulmán 2.1.-Desde  el  año  711  en  el  que  los  primeros  musulmanes  penetran  en  la  Península  Ibérica,  se inicia  un  largo  periodo  de  nuestra  historia  caracterizado  por  una  profunda  islamización  de prácticamente  todo  el  país. Durante   algunos   años,   hasta   el  756,  el  territorio  se  administrará  como   un   Emirato dependiente  de  Damasco ,  pero  la  caída  de  la  dinastía  omeya,  sustituida  por  los  abbasíes,  y la  huída  del  príncipe  omeya  Abderramán,  que  se  refugia  precisamente  en  la  Península, marcará  un  cambio  en  el  devenir  de  nuestra  historia.Se  constituye  entonces  un  Emirato  independiente ,  que  Abderramán  III,  ya  en  el  año  929,  se encargará  de  afianzar  como  entidad  política  independiente,  al  constituir  en  Al  Andalus  un Califato  independiente .  Coincide  este  momento  con  el  de  mayor  esplendor  de  la  cultura  y  el arte  hispanomusulmán,  de  lo  que  es  buen  testimonio  obras  como  la  Mezquita  de  Córdoba,  el Palacio  de  Madinat  Azahara  o  la  Mezquita  de  Bab  el  Mardum,  más  conocido  como  el  Cristo  de la  Luz  (Toledo). Esta  etapa  se  prolonga  hasta  los  primeros  años  del  s.  XI. 2.2.-  Es  entonces  cuando  la  decadencia  de  la  administración  central  da  paso  a  un  proceso  de desintegración   territorial   conocido   como   época   de   Taifas ,   que  permitíó   además   un importante  avance  de  los  reinos  cristianos  sobre  suelo  musulmán.  A  pesar  de  ser  una  etapa  de crisis,  también  dará  pie  a  obras  de  arte  singulares  como  la  Alcazaba  de  Almería  y  sobre  todo el  palacio  de  la  Aljafería  de  Zaragoza. 2.3.-  Esta  situación  de  división  territorial  se  mantendrá  hasta  la  llegada  de  una  dinastía beréber,  alrededor  del  año  1090,  procedente  del  norte  de  África,  caracterizada  por  su  rigor religioso:  los  almorávides .  De  su  aportación  artística  quedan  magníficos  ejemplos  en  el  norte de  África,  como  las  mezquitas  de  Tremecén  o  Fez,  pero  no  se  han  conservado  apenas  en  Al-Ándalus,  destacando  en  todo  caso  el  Castillo  de  Monteagudo  (Murcia). 2.4.-  Pero  tampoco  los  almorávides  mantendrían  por  mucho  tiempo  ni  su  rigor  religioso  ni  su autoridad  política,  siendo  en  1147,  con  la  toma  de  Almería  por  Alfonso  VII  (que  no  obstante  se perdería  de  nuevo  diez  años  después),  cuando  se  vean  obligados  a  abandonar  la  Península. 2.5.-  Su  espacio  pronto  lo  ocupará  otra  dinastía,  igualmente  procedente  del  norte  de  África,  y que  también  exhibe  una  renovada  severidad  religiosa:  los  almohades ,   que  habían  dado prueba  de  su  buen  hacer  artístico  con  edificios  como   la  Qutubiyya  de  Marrakech  o  la mezquita  funeraria  de  Tinmal  (Marruecos).  Establecen  ahora  su  capital  en  Sevilla  y  durante su  permanencia  en  la  Península  hasta  el  año  1212  prodigarán  obras  de  arte  de  un  indudable interés,  como  la  propia  mezquita  aljama  de  Sevilla  de  la  que  queda  su  alminar  (la  Giralda),  la Torre  del  Oro,  en  realidad  una  torre  albarrana  apostada  como  defensa  del  río  Guadalquivir, así  como  parte  de  los  Reales  Alcázares  de  Sevilla. 2.6.-La  última  dinastía  musulmana  que  persevera  en  suelo  peninsular  será  la  nazarí.  Un  pacto con  Castilla  permitirá  la  permanencia  pacífica  de  esta  dinastía  hasta  1492.  De  inmediato  el nuevo  linaje  establece  la  capital  en  Granada,    y  un  año  después  se  funda  la  ciudad  palatina de  La  Alhambra.  Sin  duda  el  mejor  ejemplo  del  esplendor  alcanzado  por  el  arte  nazarí.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>