Doble naturaleza de la sustancia- Descartes


¿Qué es lo que existe?

Llamamos realidad a lo que existe, pero ¿cuál es la verdadera naturaleza de la realidad?

>Para Tales de Mileto (s. VI aC) todo es agua. Lo importante de esta afirmación es que elige un elemento natural como “arjé de la physis”, como inicio de todo y además se cree que esta afirmación la hizo gracias a la observación y al razonamiento: la vida parece haber surgido del mar, las simientes son húmedas, el agua es una realidad que tiene la capacidad de transformarse de líquida a sólida o gaseosa,…

>Para Anaximandro (s. VI aC) el principio de todo es el “ápeiron”, una masa indiferenciada, sin determinaciones… de la que se habría empezado a separar lo seco de lo húmedo, lo caliente de lo frío, etc. Hasta dar lugar a todas las cosas que conocemos. Es importante esta respuesta por el grado de abstracción que indica: un todo indiferenciado del que habrían salido las cosas.

>Para AnaxíMenes (s. VI aC) el arjé de la physis es el aire que mediante la rarefacción (se hace más sutil, menos denso) se calienta y se convierte en fuego y mediante la condensación (se hace más denso) se enfría y se convierte en nubes, agua y luego tierra. Este filósofo vuelve a dar como respuesta un solo elemento, como Tales, pero la innovación es que se esfuerza por explicar el proceso por el cual este único elemento ha podido dar lugar a todo lo que conocemos.

>Para Heráclito (s. V aC) todo está en continuo devenir, en continuo movimiento y cambio, de manera que lo que son las cosas cambia a cada momento: nada permanece, todo es un continuo devenir. Un aforismo (sentencia breve que condensa un pensamiento en pocas líneas) que refleja bien ese estado de impermanencia (nada permanece igual a sí mismo) es el que dice que “ no nos bañamos dos veces en el mismo río” en el sentido de que si entras una vez a un río es uno, pero al instante siguiente (como está en permanente movimiento) ya no es el mismo, y en realidad tú tampoco eres el mismo.


Parménides:


inaugura la lógica. Él parte de un principio lógico evidente: “el Ser es y el no-Ser no es” y parte asimismo de una identificación entre Ser y Pensar por la cual, según él, lo que podemos pensar lógicamente eslo que existe. Para él no hay distinción entre la realidad y lo que pienso, si esto que pienso es lógico y coherente: aquello que la razón es capaz de pensar con rigor a la fuerza tiene que existir, según él. De esteplanteamiento inicial deduce las siguientes conclusiones con respecto al Ser: es único, eterno, inmutable, inmóvil… Estas carácterísticas las deduce de forma racional:

Único:


si hemos dicho que el ser es y el no-ser no es, entonces no puede haber muchos seres, pues de haberlos entre ellos tendría que haber algo diferente al ser, es decir no-ser y el no-ser no existe.

Eterno:


si no fuera eterno tendría que haber aparecido alguna vez y ¿de dónde habría surgido? Sólo hay dos posibilidades: que provenga del ser (y en ese caso ya era y, por tanto, no ha sido creado) o del no-ser, pero esto último es imposible porque del no-ser nada procede.

Inmutable:


si no fuera inmutable tendría que cambiar, y si el ser cambiara tendría que ocurrir una de estas dos cosas:

Que pasara de ser a no-ser pero esto es imposible porque el ser ya hemos demostrado que tiene que ser eterno, no puede dejar de ser, porque entonces se convertiría en no-ser y el no-ser hemos dicho que no existe.

Que pasara de no-ser a ser: esto también es imposible porque de la nada, nada puede proceder.

Inmóvil:


si el ser se moviera se tendría que mover en algo diferente a él y lo diferente a él es el no-ser, pero el no-ser no existe y, por tanto, no puede servir de receptáculo de su movimiento: no se puede concebir un espacio vacío donde se moviera el ser: el vacío no existe porque no puede ser concebido.


Panteísmo


Esta posición plantea que todo es Dios. Dios no es un ser ajeno al Universo o diferente a éste. Todo lo que existe es una única sustancia: Dios. Cada elemento de la realidad es en realidad una parte de Dios. Un representante de esta posición fue Baruch de Spinoza para el cual Dios no es un ser personal que exista con independencia de la naturaleza sino que está confundido con ella y por eso podemos decir que todo es  

Teísmo


En oposición a la teoría anterior tenemos está la que se plantea a Dios como una sustancia sobrenatural que creó el mundo y se ocupa de él. Era ésta una postura religiosa pero que compartieron todos los filósofos del Occidente cristiano, y que solo entra en crisis a partir del s. XVII, con los avances científicos de la época y con la defensa de una razón liberada del vínculo con la religión.

Deísmo


Es ésta la posición que aparece como consecuencia de la revolución científica que se inicia en el s. XVII. Los deístas no son ateos, no niegan la existencia de Dios pero niegan la interpretación textual que se ha hecho de la Biblia en la que se plantea un Dios que interviene constantemente en los asuntos del mundo y de los hombres. Para ellos esta interpretación textual no puede llevar sino a supersticiones. Según el deísmo, Dios creó el mundo, le dotó de las Leyes Naturales y desde ese momento, se desentendíó de su obra: no hace falta recurrir a Dios pare entender el funcionamiento de la naturaleza. Son representantes del deísmo y entre ellos destaca Voltaire

Ateísmo


Sostiene que no existe Dios y sus ataques se dirigen en el s. XIX principalmente contra el teísmo. Representantes de esta posición son por ejemplo Karl Marx (1818-1888), del que hablaremos más adelante, y que plantea que la religión “es el opio del pueblo” en el sentido de que se ha utilizado para adormecer las conciencias de las clases oprimidas, pues se promete la felicidad en el otro mundo propiciando así que los hombres dejen de luchar en éste. Friedrich Nietzsche (1844-1900) fue otro autor que escandalizó a su época con su afirmación de que “Dios ha muerto”. Según él la condición de posibilidad de que apareciera lo que él llamaba el superhombre (un hombre que está empujado a superarse a sí mismo continuamente) era la muerte de Dios


La epistemología es la rama de la filosofía que estudia los problemas relacionados con el conocimiento en general y se hace preguntas relativas a él:

Sentidos


Ideas que nos hacemos a partir de la información que nos llega de nuestros sentidos. Percepciones es el nombre que reciben las experiencias que tenemos a través de nuestros sentidos: el gusto, el oído, el olfato, la vista y el tacto. Mediante estos sentidos vamos obteniendo una serie de informaciones que nos ayudan a construirnos ideas sobre el mundo en que vivimos. La percepción es la facultad que permite captar e interpretar las sensaciones que captamos a través de los sentidos.

Autoridad:


nuestras ideas también pueden provenir de aquello que nos han explicado otras personas y de las cuales nosotros nos fiamos y por eso le concedemos el poder de creer que es verdad aquello que nos dicen y en este sentido son una “autoridad” para nosotros. Por tanto, la autoridad es el conjunto de personas fiables que nos proporcionan información y que nos permite aumentar nuestro conocimiento sin necesidad de hallarlo nosotros mismos ni de tener experiencias sensoriales

Razón:


lo que pensamos por nosotros mismos y que puede ser que surja a partir de lo que hemos recibido de nuestros sentidos, a partir de lo que nos ha dicho alguien o a conclusiones a las que nosotros podemos llegar con la práctica del razonamiento. La razón es la facultad que nos permite pensar y conocer intelectualmente. A partir de la razón deducimos información a partir de otros datos que tenemos, podemos también generalizar a otros casos que no conocemos y también permite comparar informaciones para obtener consecuencias.

Una vez que Descartes ha puesto en duda todo lo que cree, todo lo que piensa, etc. Se le aparece algo claro (no olvidemos que él ha empezado a dudar para llegar precisamente algo claro que no se pueda poner en duda) y es que la duda es una operación mental y, por tanto, si está dudando es que el pensamiento existe y aquí la duda le ha conducido a algo que de ningún modo puede negar y es que al menos existe como sujeto pensante:

Ideas adventicias, que “parecen” proceder de un mundo externo al propio pensamiento porque sus contenidos se imponen a mi mente con independencia de la voluntad de la misma: ej. Yo digo que no quiero percibir esta clase pero sigo teniendo la idea de la clase (para Descartes “idea” es todo contenido de la mente, no hace distinción entre percepción e idea como sí la hará más tarde Hume).

Ideas facticias, son aquellas que forma la propia mente al unir varias ideas adventicias: ej. La idea de “sirena”, la idea de “unicornio”, etc.

Ideas innatas, son unas ideas que ni parecen proceder del mundo exterior, ni parecen haberse construido con varias adventicias sino que tienen su origen exclusivamente en la razón, según Descartes estas ideas “parece que hayan nacido conmigo”.

Es posible la verdad?


No todos los filósofos piensan que es posible alcanzar la verdad y en este sentido hay diferentes posiciones que se pueden resumir en tres:

Dogmatismo


Esta posición sostiene que existe la verdad absoluta y que el ser humano la puede asumir. Parten de la convicción de que es posible el saber y la certeza. Todos los autores que hemos ido viendo y para los cuales la verdad era posible se puede decir que son dogmáticos en el sentido que aquí estamos planteando: los primeros filósofos iniciaron la aventura de pensar convencidos de esto, Sócrates lo creía, Platón también, Descartes, etc.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>