Marcaje del jugador con balón


ATAQUES COMBINADOS

prolongadas posesiones de balón.
El juego progresa poco a poco y los equipos dominan a los contrarios, conservando y controlando el balón, hasta encontrar los espacios (caminos libres) por los que acceder hacia la portería contraria para conseguir batirla.Mayor número de acciones individuales y colectivas en cada jugada y un menor número de jugadas ofensivas en cada partido.

MECANISMOS BÁSICOS DE LOS ATAQUES COMBINADOS

Movilidad del balón

El balón siempre está en movimiento y controlado. Se suceden muchos pases seguidos, en diferentes direcciones.

Las posesiones de balón son amplias, las jugadas largas y para llegar a la portería contraria no se tiene en cuenta el factor tiempo.
alternar los desplazamientos de éstos (las direcciones y las distancias) y también las velocidades. Además, se debe potenciar la creatividad y la improvisación del jugador, en determinadas zonas del campo.

El número de acciones individuales y colectivas que se realizan son numerosas.

Movilidad de los jugadores

Para favorecer el juego combinado, los jugadores que no tienen el balón, deben realizar una movilidad coherente con esta forma de mover el balón, que preserve y mantenga, siempre, una configuración espaciada (en anchura y en profundidad)
CONDUCTAS QUE PERJUDICAN

La conducción en campo cerrado.

El abuso y la reiteración, innecesaria, de pases horizontales entre los jugadores de la línea de defensas.

La excesiva lentitud vuelve el juego monótono, rutinario y es fácil de neutralizar por los contrarios.

Dividir al equipo. Las grandes distancias separan a los jugadores y perjudican la circulación del balón. La excesiva masificación de hombres por delante o por detrás del balón también dificultan. Las incorporaciones de jugadores, desde atrás, se deben realizar gradualmente y con proporcionalidad.

OTROS ESTILOS O MODELOS DE JUEGO AFINES A LOS ATAQUES COMBINADOS

La tendencia de los desplazamientos del balón (distancias, velocidad y profundidad).

La tendencia de los desplazamientos de los jugadores (movilidad).

La duración de las jugadas (número de posesiones y el tiempo de utilización por parte de cada jugador), el número de acciones combinadas y de acciones individuales.

El número de jugadores que participan, etc.

tres submodelos:

Ataques con combinaciones muy largas: muchísimas acciones individuales y colectivas, posesiones de balón muy largas y progresión más lenta.

Ataques con combinaciones largas: muchas acciones individuales y colectivas, largas posesiones de balón y progresión lenta.

Ataques con combinaciones más cortas: menos acciones individuales y colectivas, menos posesión de balón y progresión más rápida.

LÓGICA INTERNA DE LOS ATAQUES COMBINADOS: SUS FASES O CICLOS

La iniciación del proceso ofensivo, que sería la primera fase del juego.

La elaboración del proceso ofensivo, que sería la segunda fase del juego.

La finalización y remate del proceso ofensivo, que sería la tercera fase del juego.

Primera fase de los ataques combinados, sus maniobras técnico-tácticas

Objetivo


Iniciar bien el juego, normalmente desde atrás. Es decir, realizar las transiciones defensa – ataque combinado, con claridad. Esto es, jugar el balónfácil y preciso por los lugares más seguros, aunque no exista profundidad, ni velocidad, ni progresión. Por ejemplo: se puede iniciar el juego en campo contrario y hacer la transición hacia atrás para garantizar la posesión y progresar poco a poco.

En estas transiciones, se pueden dar y entrenar las siguientes situaciones:

Tener que iniciar el proceso ofensivo desde la propia portería.

Tener que iniciar el juego desde propio campo.

Tener que iniciar el juego desde medio campo y en campo contrario.

También se puede dar la circunstancia de que al iniciar el juego, el contrario, tras perder el balón, puede presionar en bloque, puede replegar en bloque o puede realizar

presión parcial (un grupo presiona y otro repliega).

El proceso ofensivo de la transición, por tanto, puede iniciarse, en campo propio o en campo rival, con o sin presión del equipo contrario. En cualquier de estas situaciones, los ataques combinados se pueden iniciar hacia atrás, desde atrás y con los hombres de atrás. Estas son las maniobras:

Al iniciar el juego debe primar la precisión y la seguridad por encima de la progresión y de la velocidad (salvo que exista presión del equipo contrario).

En esta fase, los poseedores del balón deben realizar acciones técnico-tácticas sencillas, rotar el balón hacia los lugares con menos densidad de defensores, jugarlo fácil y no tomar riesgos inútiles en estas zonas del campo.

En esta fase, los jugadores sin balón, deben mantener y preservar, siempre, una

configuración espaciada del campo.

Ante la posibilidad de perder el balón en esta fase, se debe tener prevista la transición defensiva a realizar.

Segunda fase de los ataques combinados, sus maniobras técnico-tácticas

Objetivo


Acercar el proceso ofensivo al área contraria y a zonas de remate.

Realizada la transición e iniciadas las jugadas, el proceso ofensivo debe tener continuidad y, esa continuidad necesita su tiempo para elaborar y construir el juego.

Al avanzar hacia el área rival, los espacios se van reduciendo, por consiguiente, los jugadores, deben mover la cabeza y el balón con más rapidez. También debe aumentar la sincronía del equipo.

Las rotaciones de balón deben ser constantes y, cada vez, más rápidas, aunque la progresión siga siendo lenta.

Los poseedores del balón, no deben manosearlo, ni conducir en campo cerrado, si no es necesario, deben rodarlo con seguridad y precisión, sin olvidar la velocidad.

Los jugadores sin balón, deben moverse con coherencia y sincronía, preservando y manteniendo una configuración espaciada del campo en amplitud y en profundidad.

Ante la posibilidad de perder el balón en esta fase, se debe tener prevista la transición defensiva a realizar.

Tercera fase de los ataques combinados, sus maniobras técnico-tácticas

Es la fase de explotar y de manifestar la supremacía y el dominio ejercido con este modelo de juego. Lo que se empieza y no se acaba de nada vale.

Objetivo:


concluir las jugadas y rentabilizar el juego.

Toda elaboración o construcción del juego debe tener un final feliz y eficaz, el gol. El equipo, debe demostrar que sabe finalizar, con eficacia, las jugadas, tanto por los exteriores de campo y como por los interiores.

En esta última fase, los jugadores deben aportar ingenio y creatividad al juego; deben aumentar la velocidad, la imaginación y actuar con anticipación, con criterio y determinación (asumir riesgos).

Próximos al área las acciones tácticas individuales cogen protagonismo y, si se alternan con las rápidas acciones tácticas de grupo, aún más.

En las proximidades de la portería contraria, se debe buscar el acierto propio y, también, propiciar el fallo del contrario: tirar más a gol desde diferentes distancias, rematar desde distintos ángulos, resolver las jugadas y no temer el fallo.

Ante la posibilidad de perder el balón en esta fase, se debe tener prevista la transición defensiva a realizar.


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>